viernes, 19 de diciembre de 2014

Limbo


Limbo.

Detrás de un oscuro viento impenetrable...
después de haber atravesado el inclemente golpe de la muerte...
en la oscuridad más desgarradora,
encuentro quien soy en verdad.
Mi estigma.

Y en un reflejo borroso del pasado,
la extraña figura de un oscuro pensamiento
se transforma en aquella hechizada pesadilla
 que me acosa eternamente. 

Las imágenes en sí mismas
se desgastan en su sentido más sombrío...
y callan, ante el dolor que las deja en el olvido.
Mis sueños sempiternos
buscan en las tinieblas
el contenido definido que las interpreta.
Y sin saber, vuelven noche tras noche a flagelar mi alma
condenada a esa angustia infinita
que me retiene en el limbo.

No encuentro la salida de este laberinto.
Y el tratar de escapar de este brillo hipnótico que me acecha,
en esta oscuridad penitente,
me obliga a desaparecer una y otra vez
en este espacio encantado y blasfemo 
en el que estoy compadeciente.

¿Podré alguna vez, alcanzar aquella luz que te alejó de mí?

Porque el suelo donde levito
se vuelve árido sin tu sombra.

Hace siglos que olvidé tu rostro...
aquella mirada almendrada
 en el sabor lejano de labios enrojecidos
sin aliento.

Y aquí estoy, suspendido en la nada
divagante entre penumbras eternas... 
aguardando un crepúsculo que jamás llega. 

En este espacio sin sonido...
En este inframundo que me esclaviza, 
lo único que cosechó 
es la desgracia de reclamar al céfiro,
tu ausencia inescrutable.
Y pendoneo sin dirección 
en una oscuridad espesa sin poder ver más allá
que mis propias zancadas sangrientas,
extraviadas en miles de senderos borrosos.

En este  destino marcado con fuego sobre mi piel...
en estas lágrimas derramadas en silencio...
Sigo siendo un alma sin herencia...
un recuerdo olvidado en el dolor...
un espectro atrapado
entre hielo y cenizas.

Y apoyo mi mano en el viento susurrante...
delineando el cristal de tiempo que nos separara...
esperando el calor de tu mano
al otro lado del abismo...
porque tu eras mi vida...
porque tu eras mi aliento...
y tu recuerdo, mi fuerza
para seguir viviendo.




                                                                                                                 por: Luis Sadra.





©*Todos los escritos de este blog están protegidos por derechos de autor. Está prohibida su alteración e uso de los mismos sin hacer alusión al nombre del autor.
Está permitida la difusión de los mismos en cualquier medio, teniendo en cuenta el paso anterior.
                                                              


-     .     -



















-     .     -
/SUSCRÍBETE A ESTE BLOG.