viernes, 19 de diciembre de 2014

Olvido


Olvido

Como una hoja seca arrastrada por un viento tempestuoso,
así dejo detrás de mí aquellos pensamientos 
 que alguna vez me hundieron en la ignorancia. 
Como la vida misma, abriéndose paso en el tiempo,
 para dejarnos exhaustos en recuerdos fugaces,
así de veloz dejo que la angustia abandone mi pecho para siempre.

Como un ángel que atraviesa la tierra de un extremo a otro
 así parten de mi las tristezas.
Porque es tiempo de olvido.
De dejar la discrepancia atada al pasado 
y no retroceder en ningún sentido. 
Es tiempo de perdonarnos por aquellos fracasos, 
mirando más allá de nuestras propias esperanzas.

Es tiempo de reconciliarnos
 con nuestra vieja conciencia silenciada.
Es tiempo de derribar aquellas lágrimas que nuestro corazón traicionado oculta en viejos surcos sangrantes...
Para poder dar vuelta la página sin vacilar.

Ahora es cuando todas las brisas se juntan 
para hacer un huracán dentro de nosotros.
Y dejamos al silencio inmerso 
en el grito perpetuo de nuestra alma 
enmudecida por siglos.

Hoy es aquel día en que olvidamos.
Y nos perdemos en el horizonte 
junto al sol, en atardeceres eternos...
Con el tiempo acariciando nuestras sombras aladas.
 Respetando del miedo toda su sabiduría incólume. 
Respirando nuestro propio aliento de vida 
para hacernos fuertes a la hora de la partida.

Las palabras escritas en el tiempo 
hablaran muy poco de nosotros.
Y el olvido se unirá a nuestros cuerpos, 
para llevarnos en su último viaje.

Hoy es tiempo de olvido.
De enfrentar ese reloj endurecido en aquel latido
lejano que clama por heridas pasadas...
Hoy es tiempo de
mirarnos a los ojos y pedirnos perdón,
por todos esos sueños relegados.
De cambiar el sentido 
con el que sentimos el mundo que nos rodea.

De entregarnos al aire que nos penetra, dejando atrás 
las cenizas que nuestros pasos quemaron.
Hoy es el día en que nos olvidamos de todos esos malos recuerdos, 
y nos dejamos caer de los árboles gigantes
hasta llegar a ser uno con la tierra 
que constantemente nos reclama.

Eso es el olvido.

Lograr pasar aquella delgada línea infinita 
para ser uno con la eternidad.
Y sentir la libertad de poder voltear 
en el momento que desees 
sabiendo con firmeza dentro de ti
que lo que queda por detrás...
es solo lo que amaste
hasta el último día.



                                                                                                                    por: Luis Sadra.


©*Todos los escritos de este blog están protegidos por derechos de autor. Esta prohibida su alteración e uso de los mismos sin hacer alusión al nombre del autor.Esta permitida la difusión de los mismos en cualquier medio, teniendo en cuenta el paso anterior.
                                                             




-     .     -
Volver a POESÍA GÓTICA.










.

/SUSCRÍBETE A ESTE BLOG.