viernes, 19 de diciembre de 2014

Encuentro con la Muerte




                        La soledad y yo compartimos un lugar secreto. Un escondrijo para aquellos días de angustia extrema. Pongo “dos y mas ruedas” en mi boca para emprender el viaje, como siempre. Es indiferente el camino pero, al final encuentro el viejo sendero plagado de incertidumbre, que atravieso para llegar hasta ella.

Hay un tributo que debo pagar antes de llegar; Tengo que dejar en el camino, todos aquellos pensamientos que me agobian. Dejar las imágenes que recuerdo, los rostros conocidos, las miradas confusas, las extrañas palabras llenas de falsedad, todo lo dejo atrás para poder estar con ella, a solas.

                       Y cuando la alcanzo, en medio de la nada, ella siempre está de espaldas a mí, esperándome. Parada al borde de un oscuro acantilado, con su luz de brillo encantado, mística influencia para mis ojos resquebrajados en esos surcos que dejaron, aquellas lágrimas que cayeron y se secaron. Cautivándome en silencio, ella deja ver parte de su rostro iluminado desde su interior, y me seduce para que me acerque para abrazarla por la espalda hasta ser uno solo. Yo estoy asustado. El temor a penas me deja tomar una bocanada de aire cada medio siglo. Mis pies ya son de barro. Y mis manos están dibujadas en el aire.

Con los suspiros que la angustia me deja cada vez que pasa por mi vida, forjo el viento que recorre el espacio vacío en medio de la oscuridad del tiempo.

                      Ahora que ambos somos uno, salto al abismo. Soy ese ser vulnerable, que se hace luz lentamente, el espíritu que levita en Paz. Soy el susurro en la brisa perdida. El caminante inmóvil que no tiene un lugar. No tiene bandera. No tiene raza. Ni rostro, ni cuerpo que se asemeje a nada que exista en la vida real. Soy una pluma de oro jalada por un viento magnético, por un agujero de gusano en medio de estrellas cambiantes que me hablan cuando paso. Y sus voces me piden que me refugie en el silencio. Que olvide lo inolvidable. Que deseche las palabras que torturaron mis días de antaño. Que escriba en mi destino con mis lágrimas una nueva leyenda.

Y escucho aquellas voces en la frecuencia de las estrellas distantes. Y solo en el eco resonante del espacio infinito, puedo entender el significado de lo que escucho.

Tengo la sensación de ingravidez en todo mi cuerpo y ya no sé donde es arriba o abajo. El canto de una ballena en el océano profundo hace que voltee mi mirada y descienda a la velocidad de la luz hasta chocar contra el agua helada. La oscuridad se desvanece ante la luz de la realidad que me azota sin piedad. Los túneles que recorría como perdido desaparecen de mi mente. Las voces gritan desesperadas con dolor. Y siento como ella me vuelve a dejar despavorida. La paz que nos unía desapareció de entre nosotros. La magia que nos hacia uno se esfumó en el aire siniestro de la realidad circundante y voraz. Entonces, una voz se hace fuerte en mi mente entrando por mis oídos. Parpadeo unas veces y de en medio de aquella encegueciente luz brillante, un rostro vuelve a mi encendiendo mis recuerdos fugaces de una realidad que creí haber dejado atrás hace mil años luz de distancia. Y sus lágrimas no están mojándome. Estoy en la bañera de mi baño y el agua helada es la que esta mojándome. Pero mientras contesto que estoy bien, siento que cada lágrima que cae de su rostro sobre mí, es una bofetada preguntándome ¿Por qué?

                      Ahora, después de algunos años. Puedo dar gracias por estar ahí, mirando un árbol real, siendo azotado por un viento de verdad, en un mundo tan tangible como el dolor que acompaña todo este recuerdo.

Soy un astronauta que regresó a casa, sano y salvo, o más bien, 

un ser humano que la muerte sedujo 
y que fui salvado para seguir viviendo
una oportunidad más.



                                                                         
Por: Luis Sadra.

©*Todos los escritos de este blog están protegidos por derechos de autor. Esta prohibida su alteración e uso de los mismos sin hacer alusión al nombre del autor.
Esta permitida la difusión de los mismos en cualquier medio, teniendo en cuenta el paso anterior.


/SUSCRÍBETE A ESTE BLOG.