miércoles, 25 de noviembre de 2015

TIEMPO...




T I E M P O


El tiempo es una constante
que se forma allí, donde no vemos
para diluirse en un vacío complejo e inalcanzable.
Se reinventa en cada delicada pulsación imperceptible de espacio,
casi a la misma velocidad
que se apaga para siempre.


El tiempo dibuja a su paso ecuaciones infinitas.
En su innata crueldad 
Nos consume a su paso.
Y entre vereda y vereda
Planta la vida y la muerte…
A un tiro de piedra.


¿Puede una mente imperfecta,
errada en sus raíces,
dilucidar su puntual estructura?


Solo aquel que lo formó con un propósito
puede discernir sus ranuras.
El tiempo está sujeto a aquel
que diseñó sus piezas en el vacío
e hizo que todas las demás cosas se sujetaran a él.


El tiempo rige sobre todo lo que existe,
porque todo lo existente fue creado con tiempo.
La esencia del tiempo.
Lo que nos deja impreso en aquel impacto 
con su cadencia sombría,
Estirado o contraído.
En las pequeñas ruedas que rigen nuestras vidas
o en las gigantes con la que somete al universo
el tiempo siempre será el tiempo.

Es severamente tirano.
Y su rose una breve advertencia de
que estará a tu lado toda la vida.
Fue puntual cuando llegaste a este mundo
y será puntual en tu partida.
Porque a él nadie se le olvida.

El tiempo se ríe de todas las cosas…
Pero Dios…
se ríe del tiempo.





                                             Por: Luis Sadra.


© TODOS LOS DERECHOS DE ESTA OBRA ESTÁN PROTEGIDOS POR LOS ART. PERTINENTES EN LO REFERENTE A PROPIEDAD INTELECTUAL Y DERECHO DE AUTOR.

ESTA PROHIBIDA SU ALTERACIÓN Y LA COPIA, O REPRODUCCIÓN DE LA MISMA SIN LA DEBIDA AUTORIZACIÓN y/o MENCIÓN DEL NOMBRE DEL AUTOR.
/SUSCRÍBETE A ESTE BLOG.