viernes, 19 de mayo de 2017

Invisible, pero eterno.




Invisible, pero eterno.

Cuanto más desciendo en el abismo
Más percibo la impotencia del hombre.
Su estupidez es permanente.
Vacía.

Y mientras discurro por la vida
me conservo invisible
para no salpicarme con su hediondez.
Porque el hombre se jacta de todo en su ignorancia,
para terminar ahogado en su propio estiércol.
Soy un hombre atado al error,
Pero no un contemporáneo
de esta humanidad sujeta a la carne caída.
Soy un alma solitaria por elección.

Olvidado, transparente
Pensante con base en el sentimiento,
Huérfano de sabiduría.
Enseñado por el hombre
en todo lo que no quiero ser.
Único.
Portador de silencio.
Oscuro en medio de la luz.
Sincero.
Invisible…
Pero eterno.



“Lo puro sigue permaneciendo oculto”


                                            por: LUIS SADRA.
/SUSCRÍBETE A ESTE BLOG.